En tiempos anteriores, cuando recién empezaba el furor del internet, varios de los servicios tenian la opción para retractarse al enviar un correo o mensaje, conocido como «unsend». Hoy en día todo es muy distinto, Gmail por ejemplo tiene muchas características opcionales útiles que te permite crear impedimentos para mensajes precipitados, pero al final, no retirará tu mensaje de la bandeja de usuario del destinatario.

Hecho curioso: Twitter sí.

texto-vergonzoso

Tal vez estabas furioso, despechado o MUY alcoholizado. No importa la razón, todos conocemos la horrible sensación de levantarte en la mañana y darte cuenta de que realmente mandaste ese mensaje. Si fue un mensaje de texto o un correo electrónico, lamento decirlo, no hay nada que hacer; pero si fue un mensaje directo de Twitter (DM), la respuesta es simple: solo elimínalo.

Como eliminas un mensaje directo (DM) de twitter y hacer como si nada hubiera pasado:

  1. Haz clic en el ícono de tipo «Engranaje».

borrar-dm

  1. Selecciona la opción Mensajes Directos
  2. Encuentra el DM que enviaste en «tus 5 segundos»

borrar-dm2

  1. Selecciona el bote de basura y acepta el mensaje de eliminación.
  2. ¡Listo!

Precaución: Si tu jefe/amor extremo tiene ciertas notificaciones activadas, podría recibir el mensaje de otro modo. Los usuarios pueden recibir correos, mensajes de texto o notificaciones push para mensajes entrantes que incluyen el mensaje mismo. Pero, aquí hay algo: tal vez el destinatario no lo tenga activado. Incluso si lo tienen, tal vez ni siquiera lean las docenas de mensajes que manda Twitter cada día. No hay garantías en la vida, pero te ofrezco una esperanza.

Adicionalmente, cuando el destinatario lo ha leído, incluso si ha respondido, lo puedes borrar. Snapchat y Poke de Facebook existen específicamente para proveer a la gente de un modo de mandar mensaje auto-destructivos. No los puedes automatizar, pero puedes decirle a un mensaje directo de Twitter que se auto-destruya cuando quieras… y no sólo los que has enviado.

Hecho curioso #2: Cuando eliminas un mensaje directo que has recibido, Twitter lo elimina de la bandeja de salida de quién lo envió.

Piensa en eso por un segundo. Si recibes un mensaje que por cualquier razón no quieras responder, no lo dejes ahí, simplemente elimínalo. Nunca pasó. No hay prueba al alcance de esa persona de que ese mensaje siquiera existió.

Sí claro, esto podría volver a alguien completamente loco, pero puede usarse para bien. Así como todos mandamos mensajes de los cuales nos arrepentimos, también hemos recibido mensajes de los que alguien mas se arrepiente.

Así que la próximas vez que recibas un mensaje directo que este manchado de lágrimas o tequila, recuerda que si quieres, podrías hacerle el día a quién te lo envió: simplemente elimínalo.