Un curioso video de un gato que es capturado ladrando ferozmente como un perro y al darse cuenta que hay un humano detrás grabándolo vuelve a su estado normal y maúlla como un lindo gatito.